Reviews

Pokémon Sword & Pokémon Shield [REVIEW]

¿Se acuerdan de Pokémon? ¡Volvió, en forma de juego de consola hogareña!

Todos los que crecimos con los juegos de Game Boy de Pokémon y la serie de animé con el eterno cebollita de Ash, soñamos con poder viajar de aquí a allá, atraparlos a todos y descubrir el poder interior de estos pequeños animalitos de bolsillo en un mundo abierto en 3D; con la magia de poder ver a las criaturitas dando vueltas en un universo conectado vivo, y por descubrir en nuestro televisor, algo que hasta ahora nunca fue posible.

Por primera vez en la historia de la franquicia, Pokémon logra dar el salto a la gran pantalla. Pero, ¿lo hace con estilo o se queda a medio camino?

En varias ocasiones nos comimos el amague y entramos como un Rapidash con entregas spin-off de consola, como los añorados Pokémon Stadium, que simplemente nos permitían ver a nuestros elegidos pelear en la tele, pero nos dejaban con ganas de un juego posta de Pokémon en la pantalla grande.

Hubieron otros títulos como el Colosseum o el Gale of Darkness, que si bien nos dejaban atraparlos, y tenían una historia y un mundo por explorar, no respetaban las mecánicas de los juegos principales, evidenciando más la realidad de que los juegos de primera de Pokémon estaban reservados para las consolas portátiles de Nintendo. Es por esto que cuando Nintendo le puso todas las fichas a Switch como la plataforma que unificara su mundo de portátiles y de consolas hogareñas, todos nos empezamos a relamer cual Lickitung con la idea de un Pokémon nuevo y las posibilidades que nos ofrecería.

¿Qué hay de nuevo, viejo?

Antes que nada, tenemos que entender que los juegos de Pokémon suelen respetar la misma fórmula, y si bien cambian y van mejorando aspectos, son en esencia lo mismo. Pero esto es algo bueno porque no hay nada más adictivo que atraparlos a todos y hacerlos pelear por nosotros para ser maestros pokémon. Nos tocan en la fibra del coleccionismo, la sensación de descubrir nuevos horizontes y nos incentivan a completarlos. Son como esas juntadas con amigos de la vida en las que hablamos sobre las mismas cosas una y otra vez pero siempre la pasamos bárbaro y queremos que se repita.

Habiendo dicho eso, siempre las entregas traen consigo alguna nueva mecánica como las mega evoluciones o los movimientos Z. Esta vez le toca el turno al Dynamaxing y al Gigantamaxing, una incorporación con la cual por tres turnos podemos hacer que uno de nuestros pokémon se vuelva gigante. Con ella, no sólo surten de lo lindo, sino que los ataques que usemos causan efectos en el terreno de combate, en los stats de nuestros rivales o los de nuestros aliados.

Es una mecánica de la cual no abusa el juego y la usa mayormente en los combates de gimnasios o contra NPCs, haciendo que se sienta siempre emocionante el momento de agigantar a nuestro pokémon para limpiar el piso con nuestro contrincante.

En cuanto al eterno rival, tenemos varios: el típico rival del pueblo, que en esta ocasión es macanudo y nos da una mano durante la aventura, pero termina siendo medio sonso y bonachón —y para los que jugaron al Pokemon Sun/Moon se siente como un calco de Hau—, la chica misteriosa pero copada, y el chico inadaptado e insoportable. Ninguno de los tres termina de encantarnos y estimamos que no van a quedar en la memoria de los fans, como sí fue el caso de Gary (Green).

Lo mismo sucede con la historia, que nunca termina de desarrollarse y peca de superficial, en especial al compararla con historias de la saga como la del Pokémon White/Black.

Sabemos qué nos van a decir: “todos jugamos a una nueva generación de Pokémon no por la historia, sino por las nuevas criaturas”. Y se pueden quedar tranquilos porque hay muy gratas sorpresas entre las flamantes incorporaciones.

Muchos de los diseños nuevos están basados en el país en el cual está inspirada la región de Galar: el Reino Unido. Tal es el caso del adorable Yamper, un can basado en los Corgis (los perros que tiene la reina de Inglaterra); o Sinistea, un pokémon fantasma que es una taza de té —bebida típica en la cultura anglosajona—, el cual cuenta con un detalle oculto muy piola que esperamos descubran al jugar. También hay lugar para los más amenazantes como Corviknight —un Skarmory que fue mucho al gym— o Duraludon —el equivalente de “Mecha-Godzilla” al ya conocido Tyranitar—. Son muchos y variados y hay para todos los gustos.

Al estar basada la región de Galar en el Reino Unido, los desarrolladores tomaron ubicaciones icónicas y las adaptaron de gran forma al juego, dándole vida y disimulando los puntos flacos de la consola en materia de calidad gráfica al llenar el mundo de paisajes pintorescos y locaciones familiares. El fichín tiene algunos assets con baja calidad, pero lo disfraza muy bien con la riqueza de las ciudades y sólo nos damos cuenta si nos ponemos a ver en detalle en lugar de concentrarnos en jugar.

Otro aspecto que nos gustó mucho es la movida bien futbolera que destila la región de Galar, donde los combates de gimnasio suceden en estadios de fútbol con hinchada de fondo, lo que le da una épica inigualable y vida a la sensación de ser un maestro pokémon como cuando eramos chicos.

La música es buena. Tiene remixes de los temas que ya conocemos de memoria y grandes adiciones en varias de las ciudades. Queremos hacer una mención especial para la melodía de los combates contra los líderes de gimnasio que enciende la llama competitiva y despierta emociones.

Un mundo por descubrir: Wild Area

Sin dudas la mejor y más revolucionaria adición del juego es la Wild Area, un lugar tipo sandbox donde podemos controlar libremente la cámara, recorrer y encontrarnos toda clase de pokémon. Adicionalmente vemos a los avatares de otros jugadores dando vueltas por el mundo y podemos interactuar con ellos para conseguir varios objetos, intercambiar pokémon o batallar.

También podemos acampar para interactuar con nuestros pokémon, cocinarles curry (una comida muy popular en Gran Bretaña) y recibir a otros entrenadores. Por último pero no menos importante, podemos participar de Max Raids, la nueva mecánica que toma inspiración del Pokémon Go, donde podemos hacer equipo con hasta tres personas más para pelear contra pokémon dynamaxeados, para luego atraparlos y recibir ítems muy útiles, algo que está buenísimo y es muy adictivo.

¿QUÉ VERSIÓN ELEGIR?

El hecho de que haya 2 o más versiones es un clásico de Pokémon. Esta vez las diferencias entre ambas versiones se reducen a 2 gimnasios y sus líderes que cambian: en el caso del Pokemon Sword nos vamos a encontrar con Bea y Gordie —los lideres tipo luchador y roca respectivamente—. Mientras que en Pokémon Shield tenemos a Allister —el tipo fantasma— y Melony —la líder de tipo hielo y madre de Gordie—.

En cuanto a los pokémon exclusivos de cada versión, son más de 25, entre los cuales podemos encontrar a Galarian Farfetch’d y su flamante evolución en Pokémon Sword; y como contrapartida, a Galarian Ponyta y Rapidash en Pokemon Shield. A su vez, el legendario de cabecera del Pokémon Sword es Zacian y el de Pokémon Shield es Zamazenta.

También, desde el 15 de noviembre hasta principios de enero, Gigantamax Corviknight va a aparecer con mayor frecuencia en Pokémon Shield, mientras que Gigantamax Drednaw va a aparecer más en Pokémon Sword en Max Raids.

Hay algunas que otras diferencias más, pero preferimos guardarlas como sorpresas para que ustedes mismos las descubran.

Gran parte de esta, a priori difícil decisión, se subsana por la posibilidad de intercambiar con otros jugadores de manera online o local. Por ende queda a elección de ustedes que versión jugar, pero sepan que cualquiera sea su decisión no les va a cambiar de manera sustancial la experiencia de juego.

Pequeños cambios que simplifican las cosas

Para cualquiera que haya jugado uno antes, el Sword o Shield le va a resultar familiar y no va a tener problema para reconocer las mecánicas de juego y sus matices. Normalmente para ese tipo de jugador como nosotros, es una fiaca tener que hacer los tutoriales de cómo atrapar un pokémon o cómo curarlos, por eso es muy bienvenido el hecho de poder saltearnos los tutoriales, algo que para cualquier otro juego es normal pero que hasta ahora no era posible en los Pokémon.

También para los que quieren sacarle todo el jugo al lado competitivo, los desarrolladores han simplificado sustancialmente las cosas, introduciendo mecánicas para poder cambiar fácilmente las naturalezas usando objetos consumibles, entrenar los EVs con los Poke Jobs haciendo trabajar a nuestros pokémon, evaluar los IVs, aprender los ataques anteriores sin la necesidad de adquirir items raros, o conseguir objetos para subir el nivel de nuestros pokémon con facilidad. Todo esto hace más simple que nunca armar un equipo para pvp o para enfrentar oponentes en la Battle Tower.

En conclusión…

Si bien el juego tiene sus detalles y pequeños problemas, la realidad es que entre los nuevos pokémon, el mundo vibrante, el acierto con las nuevas mecánicas y la simplificación de las viejas hacen de éste un juego imperdible.

Aunque lo más revolucionario de cara al futuro es la Wild Area, que se siente como el sueño del pibe que creció viendo el anime, las películas y leyendo el manga de Pokémon. La sensación de aventura y los momentos en los que nos cruzamos a un nuevo Pokémon explorando, hacen que se sienta como el próximo gran paso y justifican el hecho de que sea el primer juego main de consolas. [i]


DESARROLLADO POR: GAME FREAK Inc.
DISTRIBUIDO POR: Nintendo
GÉNERO: RPG
DISPONIBLE EN: Nintendo Switch

QUÉ ONDA:  Pokémon da finalmente el salto a las consolas hogareñas con una región nueva, pokémones, mecánicas y un mundo en 3D por explorar sin perder la portabilidad.
LO BUENO: Da el salto a las consolas sin perder su ADN. Simplifica mecánicas complejas y presenta un mundo colorido y lleno de vida. Se siente como un paso en la dirección correcta tomando lo que ya andaba y mejorándolo con lugar para crecer en el futuro. La Wild Area y las Max Raids dan frescura a la franquicia y transmiten el sentido de aventura y comunidad que siempre soñamos.
LO MALO: La historia carece de peso en comparación con entregas pasadas y tiene un andar por momentos cansino. El post game está un poco pelado si uno no disfruta del PvP o las Max Raids. La mayoría de los personajes que nos cruzamos son olvidables y unidimensionales.

Este análisis de Pokémon Sword & Shield fue realizado a través de un código de Switch provisto por sus desarrolladores.

  • CALIFICACIÓN92%
92%

Escribe un comentario