La felicidad es una montaña de la que nunca vemos la cima. ¿Por qué la escalamos, entonces? ¿No tenemos nada mejor que hacer? ¿Son nuestros miedos los que no nos permiten subir más rápido? Tantas preguntas, ninguna respuesta, una recomendación: jugar Celeste.

El año, 2121. Diluvia sobre las calles de Neo Tokyo. Mientras, Akane lucha contra un caudal infinito de yakuzas. Su expresión de furia es más atemorizante que su cuerpo robótico. Está claro que la noche recién comienza.