¿Es tarde para hacerse fan de Pikmin, 22 años después? ¿O es que esta saga envejece como un buen vino? Los flori-aliens de colores regresan para una cuarta entrega, esta vez con la idea de sacarle todo el jugo a la Nintendo Switch, y de paso, reescribir su historia.

Un caballo que no para de hablar, aliens siniestros que bailan en nuestra cara, y la obligación de hacer sentadillas sin parar: no, no es una peli de Shyamalan, es Everybody 1-2-Switch! que llegó para aguarnos la fiesta.

¿Puede un juego hacer gala de las mejores ideas, de un gameplay frenético, de los personajes más carismáticos que hayamos visto y escenas por demás espectaculares, y aún así, caer en el abismo del fastidio? Bayonetta 3 cree que sí.

1 2 3 7