Reviews

Fire Emblem: Three Houses [REVIEW]

En llamas

Antes de la llegada de Fire Emblem: Three Houses, es probable que todos coincidamos en que Awakening era la mejor entrega de la saga. Para determinar el segundo puesto, la cosa se pone más difícil y discutible. 

En lo personal, me han dado más de un botellazo por el cráneo por afirmar que es Radiant Dawn. Esto me ocurre aún cuando aclaro a los gritos, mientras sangro copiosamente y pido que paren con los golpes, que prefiero por sobre Path of Radiance por apenas un pezón de mosca. 

Pero, dejemos la discusión, ya no tiene sentido. Fire Emblem: Three Houses llegó para bajarlos a todos a patadas en el trasero, prender fuego el maldito podio y comerse las medallas de segundo y tercer puesto en un sanguche.

Fire Emblem: Three Houses es el primero de la saga en debutar en Nintendo Switch. Es decir, el primero “purasangre”, porque desde hace un buen rato que se encuentra disponible Fire Emblem Warriors. Que sin dudas y con descaro vamos discriminarlo y desconocerlo como parte de la saga, por tratarse de un crossover de franquicias algo… cuestionable.

En una palabra: era esperable que esta entrega tuviera muchas miradas encima. No sólo por la incursión en la portátil, sino porque es una saga clásica que no pasa desapercibida dentro del género rpg táctico por turnos. Por todo esto, destacamos lo mucho que se la bancan los chicos de Intelligent Systems, sus desarrolladores. Introducir tantos cambios en esta coyuntura, sabiendo que dividirán las aguas, habla de unos órganos genitales de dimensiones cósmicas.

Fire Emblem: Three Houses iglesia

Por supuesto, el purista dirá que Fire Emblem: Three Houses se ha vuelto más fácil, gritará y pateará algún que otro mueble, enojadísimo. ¿Nuestra opinión? Ni.

El fin del piedra, papel o tijera

Son muchos los estratégicos que basan la táctica en este concepto. La unidad “piedra” mata a la unidad “tijera”, que a su vez mata a la unidad “papel”. ¿Qué loco que los fichines de estrategia más jodidos funcionen con la premisa de uno de los primeros juegos de nuestra niñez, no? Me re fui por las ramas.

Fire Emblem Three Houses arqueros

Hasta el día de hoy, Fire Emblem usaba un sistema similar, pero aquí prácticamente desaparece. En lugar de ello, se vuelve más profundo a nivel rpg: las características, el nivel de cada personaje y la afinidad entre clases y armas, equipo o habilidad tienen mucho más peso que nunca.

Por supuesto, el posicionamiento táctico sigue presente, como también el aprovechar las bonificaciones según el tipo de terreno. Es decir, no vayan a poner al maguito al frente a agitar los trapos, porque le van a dar una paliza tremenda.

Fire Emblem: Three Houses onda

Entonces, ¿ahora es una gilada?

Dejar atrás el “triángulo de armas” puede suponer una merma en la dificultad, en especial para el viejo y tozudo fan. Nosotros no lo creemos así, ni siquiera se ha vuelto más accesible. La diferencia pasa por otro lado.

Es decir, antes muchas de las batallas eran verdaderos puzzles, admitían sólo un par de resoluciones. Fire Emblem: Three Houses ofrece mucha más libertad, con una dificultad con el picor justo para los que quieran incursionar en el género. El veterano se puede animar al nivel difícil y en modo clásico, con permadeath. ¡Tranquilos! son dos selecciones diferentes, se puede jugar en cualquier dificultad sin ella y la unidad caída se repone al final del combate. Prometemos no tildarlos de cagones.

Fire Emblem: Three Houses strategic

En parte, el éxito rotundo en este cambio de concepto tan fundamental, es por el sistema de evolución de personaje. No vamos a ahondar demasiado en él ya que da para mucho, es bastante profundo. Resumiendo, aprender habilidades o incluso cambiar de clase involucra una mecánica muy original que, de nuevo, se siente tan orgánica como el resto.

Es decir, estando en una academia ¿de qué otra forma se podría ganar nuevas habilidades u oficios? ¡Aprendiendo las habilidades individuales que, sumándolas, son la base de ese oficio! Y una vez aprendidos todos los requisitos mínimos, ¡rendimos el examen!

Por citar un ejemplo de lo anterior, si queremos llegar a ser luchador, debemos primero obtener una bonificación de fuerza, luego aprender la habilidad “Empujón”. De acuerdo a que tan desarrolladas estén las habilidades previas, serán las chances que tenemos de aprobar el examen.

Fire Emblem: Three Houses y el feisbuc

En esta entrega, la interacción social — al estilo Personase siente con más peso que nunca. Nuestro personaje es profesor del monasterio Garreg Mach, una institución religiosa que, ya que está y tiene espacio libre, además funciona como academia militar. Sí, da para tantos chistes que da migraña.

A esta academia los tres reinos de Fodlan, el continente donde se desarrolla la historia, envían a sus jóvenes para convertirlos en líderes militares. Así, según su origen, los estudiantes se dividen en tres Casas diferentes. Cada una tiene distintas inclinaciones para el combate — en resumen, magia, cuerpo a cuerpo, distancia —  como también político-religiosas. ¿Mencionar el zarpado olor a Harry Potter no es necesario, verdad? 

Así, nuestra primera elección es que Casa comandar. Con esto, sellamos el estilo táctico, pero además iniciamos una de las tres campañas del juego. Si bien hay partes repetidas, distintas derivaciones otorgan un valor de rejugabilidad enorme. Piensen en cien horas… tal vez más.

Como si fuera poco el peso argumental y excelente narrativa de la campaña, tenemos a disposición infinidad de actividades y misiones secundarias. Pero cuidado, el tiempo es finito y debemos administrarlo con astucia: descansar, levelear, rendir exámenes para cambiar de especialidad, desarrollar vínculos afectivos que otorgan bonificaciones en batalla. La decisión es nuestra.

En resumen, cantidad demencial de personajes con relaciones que desarrollar, misiones secundarias y actividades por doquier, una base enorme que explorar y una narrativa compleja. ¡Ah! ¡Y encima hay que salir a pelear! Sí, los deja mareados y los tutoriales muchas veces se quedan cortos. Pero, con un par de horas de juego, los engranajes encajan con maestría. Es destacable que tantas partes móviles y tan distintas se sientan orgánicas al extraordinario nivel de este juego.

Fire Emblem: Three Houses batalla

La facha de Fire Emblem: Three Houses.

Teniendo en cuenta las limitaciones de la plataforma, tanto en lo gráfico como en lo sonoro, música y doblaje, es un trabajo magistral. Tanto las cutscenes bien al estilo animé, como las animaciones en tres dimensiones durante la exploración o el combate está muy cuidadas.

Desde el diseño, es maravilloso cómo dotaron a cada personaje de una relación casi invisible entre rasgos y personalidad, que nos permite distinguirlos a las pocas horas de juego.

Fire Emblem: Three Houses ejercitos

Sin dudas, la ambición que tiene este título está a la altura del resultado. Es gratificante cuando vemos que el hype no se transforma en humo, sino en algo aún mejor que la expectativa. Fire Emblem: Three Houses lo consigue con creces y se convierte en imprescindible para quien guste del género o, por qué no, para todo poseedor de Nintendo Switch. ¿Está claro que el próximo crossover de la saga es con Hogwarts? ¿Qué risa si finalmente sucede y yo, en lugar de vender la idea, sólo hice un chiste estúpido, no? ¿¡NO!? [i]


DESARROLLADO POR: Intelligent Systems
DISTRIBUIDO POR: Nintendo
GÉNERO: Estrategia por turnos, RPG
DISPONIBLE EN: Nintendo Switch

QUÉ ONDA: Un clásico de la estrategia por turnos regresa con muchos cambios.
LO BUENO: El cambio del sistema “piedra, papel o tijera” por uno con una profundidad y riqueza estupenda. Las tres historias de cada campaña. La cantidad de contenido, actividades y horas de juego. Gran trabajo gráfico, estético y de doblaje. El sistema de combate es excelente. Todo lo que tiene que ver con el desarrollo de afinidades está muy logrado.
LO MALO: A pesar de que se conecta a Internet para comparar giladas estadísticas contra otros jugadores, no incluye un modo multiplayer. Algunas misiones secundarias o tareas podrían haber estado más inspiradas para no sentirlas como una obligación tediosa. Los tutoriales podrían ser más amigables.

Este análisis fue realizado a través de un código de Nintendo Switch provisto por sus desarrolladores.

  • CALIFICACIÓN90%
90%

Escribe un comentario