Sentir que el reparto de buenas cartas nos es esquivo, es bastante común. ¿Quién no sintió el peso de una mano aciaga al borde del abismo? ¿Habrá sido puro azar del destino o la acertada prestidigitación de quien reparte? Después de haber culminado Card Shark, no tengo dudas de la respuesta.

Page 1 of 4
1 2 3 4